Fotograma Septiembre 3

noticias

Entrevista a Loklaro , por su largometraje Septiembre

¡Hola!

Hemos realizado una entrevista a los compañeros de LoKlaro Entertainment a propósito del estreno de su primer largo, aquí os dejamos con ella, esperemos que la disfrutéis.

¿Por qué el nombre “Septiembre”?

Septiembre es donde se junta el verdadero final y principio del año, es un periodo de transición. Y también era la cuenta atrás de esos amoríos de verano en las vacaciones y/o el pueblo donde apurabas los últimos besos antes de que comenzara el curso. Casualmente Alex y Alma, se reencuentran en Septiembre y tendrán como cuenta atrás un fin de semana para rememorar sus días como joven pareja.

¿Es tu primer largometraje? ¿Cómo ha sido la experiencia?

Maravillosa. He tenido un equipo encantador, que ha sabido adaptarse a la naturaleza del proyecto y acabado haciendo piña como una gran familia. Quería hacer algo sencillo para complicarnos la vida. Una película íntima, humilde, sin pretensiones; dónde el peso lo llevaran los actores, sin grandes alardes técnicos, donde primaran la naturalidad y la frescura.

¿De dónde salió la inspiración para crear esta película?

La mayor parte de vivencias propias, supongo que unas veces era Alex y otras veces era Alma. Unas veces me he sentido más urbanita en el pueblo de mis padres (Valdepeñas) u otros municipios similares, y otras veces me he sentido más provinciano, cuando he estado trabajando o estudiando en grandes metrópolis como Madrid o Barcelona. Supongo que tod@s hemos tenido un amor de verano al que le veíamos el final cuando llegaba Septiembre, o sino, todos nos hemos reencontrado con una expareja o un amigo de nuestra juventud y hemos recordado viejos tiempos entre carcajadas, pero cuando se han acabado las batallitas en el fondo descubres unos pequeños extraños separados por 15 años de distancia, con sus vivencias y experiencias de las que ya no eres participe. He estudiado en Córdoba, Madrid y Granada, y estuve trabajando en Girona, y tanto al ir como al volver vivía alguna de estas sensaciones.

¿Cuál es el tema principal de la película?

Supongo que no hay uno en concreto, sino que son varios que forman la película y cada espectador acaba conectado con el que más le toca. El apego a los viejos tiempos, las segundas oportunidades, la soledad, la añoranza de la juventud, la España vaciada o la idealización del amor están orbitando en la película y se entrelazan.

¿Qué le recomendarías a alguien que quiere hacer cine profesional?

Que empiece ya. Que no tenga a miedo a fracasar y que no espere el momento perfecto. Siempre hay un primer paso y de todo se aprende. Que vea mucho cine, que se entere del cine que se hace en su ciudad y que vea mucho cine (de todas clases, épocas y países), y sobretodo, que conecte con lo que quiere contar y con su propia mirada.
Ah, y que se apunte a Jaén Audiovisual, tendrá mucha información, contactos y compañeros para sacar su proyecto adelante o para participar en el de algún compañero o compañera.

¿Qué significa para ti dirigir, producir, actuar…?

Es mi pasión, mi vida, mi oficio. No puedo estarme quieto, siempre estoy creando de alguna manera, y no me importa el puesto (dirigir, actuar, producir, escribir) soy un cineasta que se remanga. Hace poco hablando con el director Antonio Cuadri, me comentaba que esto no es un trabajo, ni una vocación, sino una enfermedad y solo los que sufrimos esta patología sabemos reconocernos y debemos apoyarnos, ya que a veces estamos apartados del resto por nuestro trastorno.

¿Cuál es el mejor consejo que te han dado en este rodaje?

Delegar. Muchas veces queremos hacerlo todo, y no podemos, esto nos causa mucha ansiedad y estrés. Hay que permitirse equivocarse y saber reconducir las cosas hacia buen puerto. Muchas veces nos quejamos de las cartas que tenemos, pero son las que son y tenemos que jugar esa partida con ellas, ya nos llegaran mejores en otra mano. El mejor jugador no es el que mejor cartas tiene, sino el que sabe jugarlas.
Yo he aprendido muchísimo en este proceso, y creo que mi equipo también.

¿Cuál ha sido el obstáculo más difícil de superar en este proyecto?

Los trámites y la tediosa burocracia. El conseguir hacer una película producida en Jaén con gente de Jaén y con calificación oficial. Conseguir que esté más de un mes en cartelera y cumplir con los requisitos para ser Candidatos a los Goya y los Premios Carmen, aunque para algunos les parezca lo contrario, no es tarea fácil. Sin desmerecer el trabajo de otros compañeros, ¿Cuantas películas producidas íntegramente por gente de Jaén lo han conseguido? Es una fase complicada y una tarea ardua de la que siempre huímos, nadie quiere hacerla (o no puede) todos queremos rodar, pero que una vez conseguido otorga un sello de profesionalización.

¿Qué ha sido lo más enriquecedor de trabajar en esta película?

Ver la disponibilidad plena del equipo para un rodaje tan poco común. Septiembre es una película especial. Recibir la confianza de tod@s ell@s es algo mágico. Ver como se involucraban en el proyecto y lo hacían suyo, y si se tenían que “remangar” pues lo hacían. Ver a los actores fluir, disfrutar crecer y volar sin marcas ni cortapisas y disfrutar de algo nuevo en cada toma.
El ambiente de compañerismo y buen rollo. Y ver que esa visión tan íntima de la película funciona en sala y que el público entra en la película sin necesidad de alardes técnicos, ni un reparto innumerable.

¿Cómo has trabajado con el Director de fotografía para llevar a cabo la atmósfera de la película?

Yo siempre trabajo dando mucha libertad a mi equipo. Suelo trabajar lo que llamo el “Iceberg”. A cada miembro del equipo le cuento de qué va la película, que significa, qué quiero contar con ella, el pasado de los personajes… Les doy muchísima información que no aparece en la película pero que de algún modo la sustenta y está implícito subliminalmente. Escucho las propuestas de cada departamento respecto a toda esa información, al fin y al cabo cada uno son maestros en su campo, y yo a las amoldo un poco para que todas confluyan en una visión uniforme. Pero primero siempre escucho lo que me quieren ofrecer.
Aun así aquí había varias pautas claras. La primera era la naturalidad y la frescura. Retomando un poco el cine de John Cassavetes o de Abdellatif Kechiche, los actores no tenían por qué decir el texto al pie de la letra y eran libres de moverse por donde quisieran, los técnicos se adaptaban a ellos, suele ser al revés. Esto hacía que las escenas tuvieran una gran naturalidad. Cierto es que algunas escenas son largas al estilo Richard Linklater, por ello en algunos casos grabamos con 2 o 3 tres cámaras, para que esa escena se pudiera utilizar en montaje. Además con el número de tomas el equipo se aprendía un poco el movimiento del personaje y los acompañaban de manera más fluida.
Ese era el punto más importante, luego claro está el ambiente de fin de verano y desértico de pueblo vacío con tonos amarillos o naranjas, y los azules cuando quería algo más frío artificial. La verdad es que Alberto Cartagena ha hecho un gran trabajo en estas circunstancias.

¿Qué dotación técnica habéis utilizado y por qué?

Íbamos con un equipo mínimo para agilizar el rodaje. Utilizamos tres Blackmagic 6k en alguna escena puntual, y alguna vez con Ronin, pero casi siempre era cámara en mano para darle ese toque casi de “Voyeur” que tiene la película, además dadas las circunstancias utilizar trípodes hubiera roto la uniformidad. En cuestión de iluminación jugamos mucho con la luz natural y refuerzos, pero no queríamos que fuese un rodaje de largas esperas para los actores, teníamos una semana para rodar el largometraje.

¿Cuál fue la inspiración para la construcción de los personajes?

Siempre busco que mis personajes desde primera hora estén en conflicto, que sean opuestos y aquí digamos que a la hora de escribir el guion hablaban mis propios conflictos, los cuales ya se conocen, saben convivir juntos en mi pero que también saben cómo hacerse saltar, al igual que Alma y Alex. Hay mucho de mí en la película, el que me conozca lo reconocerá fácilmente, pero tenía que escribir sobre algo que conociera. Los personifiqué en Alma y Alex, en una pareja no sanada, en ese tira y afloja de me tenía que haber ido fuera a buscar mis sueños y el inténtalo desde aquí. Luego se fueron adaptando a la trama, y cuando Cristina Mediero y David Villanueva los encarnaron no sólo le dieron vida sino también Alma, añadieron su visión, su piel, su vulnerabilidad. La película son sólo ellos dos, de ahí la importancia de la naturalidad y la frescura, si ellos fallan no hay película, y lo hicieron de forma magnifica. Tanto es así que Fueron galardonados como Mejor Actriz y Mejor Actor en el VIII Festival Internacional de Cine no visto de Linares.

¿Cómo ha sido actuar estando embarazada? 

Cristina Mediero: Ha sido muy especial. Hice tres películas estando embarazada. Pero en dos de ellas no se notaba mucho y me lo ocultaron. Rodar SEPTIEMBRE ha sido diferente porque el embarazo era importante en la historia y ha sido emocionante, y maravilloso. Además me encontraba fenomenal a nivel físico por lo que tenía mucha energía y estaba feliz y en paz, como estuve todo el embrazo. Por lo que pude disfrutar de todo el proceso.

¿En qué te identificas con tu personaje, aparte de estar embarazada? 

Cristina Mediero: Creo que todo el mundo puede identificarse con los personajes. Todos hemos tenido amores de juventud, a todos nos han dejado y hemos sido dejados, y creo que la película funciona tanto porque habla de un lenguaje universal. Personas que se encuentran, se enamoran, idealizan momentos de su vida juntas, quieren que las cosas funcionen pero crecen en caminos distintos. A veces el amor no es suficiente. A veces esa chispa la terminas encontrando en la persona que menos que te lo esperabas. Me identifico con muchas cosas de Alma, pero también de Alex. Me identifico con casi todo. Con la frustración, la ilusión, la pasión, la necesidad de reconectar y a la vez la necesidad de volar.

¿Habéis rodado en Jaén? ¿Cómo ha sido rodar en la provincia? ¿Habéis tenido facilidades al ser de Jaén?
Me encanta rodar en Jaén, mostrar rincones o lugares que a veces son profanos hasta para el propio Jiennense. Hemos rodado íntegramente en Valdepeñas de Jaén, y la gente del pueblo se volcó con el rodaje y eran todo facilidades. Nos ofrecían sus casas o cualquier tipo de localización y si teníamos cualquier problema de producción intentaban ayudarnos como fuera. Tanto la Diputación de Jaén, como el Ayuntamiento de Valdepeñas y la Asociación Valdepeñas Vale han apoyado desde primera hora el rodaje.
A veces rodar en sitios tan pequeños tiene ese encanto de predisposición plena. Además pienso sinceramente que el apoyo de la Diputación d Jaén al cine, y en concreto a la producción jiennense ya lo quisieran otras provincias.

¿Cuánta gente de Jaén ha trabajado en el proyecto?

Un total de 14 personas incluyéndome a mí. No está nada mal para un rodaje de equipo mínimo. Más de la mitad eran chicas, desde Loklaro apostamos por el cine hecho por mujeres. Hay mucho más equipo, pero de Jaén tenemos que agradecer a:
Elena Díaz, Cristina Gajete, Cristina Mediero, Diana Lucena, Lola Serrano, Mº Jesús Girón, Ana Villa, Pachi García (Alis) Guillermo Parrilla, Marcos David Cabrera, Víctor Calet, Antonio Machado y Pedro Jesús Castro. Gracias.

¿Cómo veis a los profesionales del sector?

Con la democratización de la producción audiovisual cada vez hay más profesionales y creadores en la provincia. Otros como en mi caso se han formado fuera y han vuelto para producir desde aquí. Una película es algo que viaja, da igual donde se haga. Es cierto que se supone que en las metrópolis hay más oportunidades, aún así creo que hay que apoyar más la producción jiennense. A fin de cuentas, hasta la aparición de nombres como Benito Zambrano, Alberto Rodríguez y similares, el cine Andaluz era casi inexistente y algunos tuvieron que dar el primer paso y apostar por su tierra.
Por suerte, vienen nuevas generaciones empujando y renovando los nombres del panorama provincial, hay que contar con ellos y hacer sinergias. Pero creo que una de las asignaturas pendientes sigue siendo la producción ejecutiva y la financiación de proyectos.

¿En qué podemos ayudar, como asociación, en un rodaje como el vuestro?

Creo que el nuevo rumbo de la Asociación está muy acertado, os felicito y alabo. La promoción, la fluidez de información y la red de contactos ayuda muchísimo. Creo que lo importante es que la Asociación siga entendiendo que estamos aquí para aprender y mejorar, que hay distintos niveles y cada uno tiene su ritmo y que nadie está por encima de nadie, somos uno, somos la producción jiennense, necesarios todos, imprescindibles ninguno.

¡Contadnos alguna anécdota divertida del rodaje y mandadnos fotos!

Durante el rodaje, había en catering unos bricks de zumos con un diseño de una cara dentro de una naranja, horrible. Tanto es así que algunos empezaron a recortar el círculo como si fuera una moneda y se la intercambiaban como broma interna. Esto llegó a tal punto que se fabricaron caretas, y al finalizar el rodaje se hicieron los premios naranjito en una Gala especial en la que nos premiamos entre los miembros del equipo con reconocimientos personales que tuvieran que ver con bromas que sucedieron durante el rodaje. Fue muy emotivo y especial. Es más, si estáis atentos, el equipo coló un naranjito en la película.

Pero lo que más nos asombra es, que cada vez que salimos de una proyección, es el público conecta tanto con los personajes que se posiciona con uno o con otro, y acaban a alabando o criticando la actitud del otro frente a los actores. Y en algunos casos nos han llegado a decir algo muy bello: Enhorabuena, has contado mi historia.

Etiquetas :

Comparte :