Marcos David Cabrera Barranco (Jaén, 1981) es técnico y diseñador de sonido. Se ha formado con algunos de los más reconocidos sonidistas de nuestro país como Mariano García, Michel Martín, Suso Ramallo, José Tomé o Daniel de Zayas. Así mismo, ha impartido varios talleres y ponencias sobre diseño de sonido y sonido para cine en diferentes contextos, sin cesar nunca de embarcarse en nuevos proyectos y retos que le impulsen a aprehender, ampliar y mejorar en su pasión, el discurso sonoro.

Comenzó su andadura profesional en el mundo del teatro allá por el año 2004, pero es en 2008 cuando hizo su primera incursión en el sonido cinematográfico con Las Botas de Fútbol, de Fernando Lorite. Algunos años y proyectos menores después, en 2011 se sumó al equipo de Juan Antonio Anguita para la edición y mezcla de Peatones junto a Antonio Blanca. Desde entonces, no ha dejado de trabajar y formarse tratando de enriquecer, a través de la sutileza sonora, cada proyecto en el que participa.

En publicidad se ha encargado del sonido de numerosos spots con productoras como Happ&End Films o Setentia, trabajando para clientes como el Burgos C.F. (2013), la Diputación Provincial de Jaén (2013), Gudmornin (2014) o Cáritas (2015) entre otros.

En género documental ha sido responsable del sonido de proyectos como Sangre Negra (2012) y Entre dos mundos (2013) de Happ&End Films, Tranvía Crucis (2013) y Silencio en la Sala (2014), de Juanjo López y Jorge Pastor, o la postproducción de Tiempo entre Olivos (2017) de Fany de la Chica.

En el terreno del largometraje, su participación en la postproducción de sonido para Peatones (2015) de Juan Antonio Anguita supuso un hito en su carrera. Poco después, vuelve a trabajar con el mismo director en Salpicados por el Desastre (2016), firmando el sonido de dos de los sketches que la componen. Su tercer largometraje fue La Ama (2016) de Luisje Moyano y Arantza Ibarra, donde se encargó del diseño y la postproducción de su inmersivo sonido.

Además, ha participado en más de una quincena de cortometrajes, bien para la edición y mezcla de sonido como en Palomares Vive (2013) de Emilio León y Emilio Pérez, Las Alas de Néstor (2015) de Óliver Gil o Dominó (2015) de Emilio León, o para encargarse de todo el proceso de sonido, desde el diseño a la postproducción, como en Ángel, María y Luis (2013) de Juan Antonio Anguita, ¡Calle! (2013) de Jachi y Daniel González, Al Alba (2016) de Sergio Pérez, Punto y Aparte (2013), Animal (2014) y Las Sobrinas de Valerie (2015) de Carlos Aceituno, La Última Cena (2015) de Lucas Hidalgo, La Noticia del Año (2018) de J. M. Asensio, Jueces Invisibles (2019) de Sitoh Ortega, La Virgen Descalza (2019) de Lone Fleming y El Secreto de Lucía (2020, Raquel Toledo).

Recientemente ha trabajado como auxiliar de sonido en el largometraje La Hija de Manuel Martín Cuenca.