Netflix ha traído un nuevo paradigma al mundo audiovisual. Un nuevo formato de consumo de cine que está dando bastante de qué hablar. En general, la mayoría de los ‘’grandes’’ están en contra de esta plataforma, a excepción de cuando la plataforma les produce. Hay mucho grito, como el de Almodóvar o Nolan, que parece más un llanto desesperado o una negación al cambio, que convertirá un negocio multimillonario en uno millonario.

Entre la inmensa mayoría de cineastas que se oponen a este nuevo modelo está Quentin Tarantino. Lejos del discurso reiterativo de otros directores, el cinéfilo autor de Pulp Fiction no tolera el formato Netflix ya que según él, ayuda a perder la cultura del cine.

Esto se debe matizar un poco. Lo que Quentin viene a decir en sus declaraciones, en resumidas cuentas, es que con Netflix consumimos compulsivamente y la gente no se esfuerza en informarse. Todo lo tiene al alcance de un clic. Yo voy a ir un poco más lejos: consumir cine, como si de una fiesta romana se tratase, sin analizar o reflexionar sobre lo que se ha visto, sólo ayuda a normalizar malas praxis, y por eso cada vez tenemos un cine más conformista. Porque el espectador pide menos, es menos exigente con lo que ve, y se entretiene con mayor facilidad.

Una buena forma de solucionar este problema es incentivando los cineforums. La tercera semana de cada mes, desde 2016, los chicos de Cineptos traen películas clásicas e independientes a la sala 5 de los Multicines Bowling Linares. Carmen López ya tiene experiencia trabajando en cineforums. Ella y unos amigos llevaban uno en Granada y un día decidió traer el proyecto a Linares. La primera película que proyectaron fue Nuovo Cinema Paradiso. Mes a mes fueron ganando adeptos entre los que se encuentra Juan Luis Daza, el cual acabó colaborando con Carmen.

Entre sus proyecciones se encuentran películas como Eraserhead, High Rise o Las Vacaciones del Sr. Hulot. Este mes de febrero trajeron el último film del cineasta griego Yorgos Lanthimos: El Sacrificio de un Ciervo Sagrado. Tras acabar la proyección tuvimos un debate sobre la película, el estilo de Lanthimos, su peculiar forma de hacer el cine y reflejar a la sociedad, los alardes técnicos de la obra, el mito de Agamenón y la cultura griega. De esta forma acabó la vigésimo quinta proyección que Cineptos hacía en Linares.

El próximo mes traerán un nuevo film a la ciudad. Todavía no se sabe cuál será, pero independientemente de la elegida, esta forma de ver cine nos ayuda a exponernos a debates y a replantearnos lo que vemos. Si verbalizamos los vicios y virtudes de las películas, si el espectador cambia su forma de ver cine, tal vez se empezarán a demandar obras de mayor calidad.

David Molada
Crítico de cine